Con nuestro objetivo a la vista, comienza una aventura, la previa que nos conducirá a la línea de salida y al comienzo de otra aventura. Primero de todo, conozcamos lo más a fondo posible los detalles de la carrera: trazado, entorno, clima habitual en esas fechas, organización, opiniones vertidas por los participantes en anteriores ediciones, distancias recorridas por quienes vencieron y por quienes entraron en último lugar, cantidad de abandonos. Visualiza material gráfico, te servirá de motivación y aporta mucha información sobre el ambiente que rodea al evento. Si deseas que llegué el día de la carrera es buena señal, te encuentras dispuesto para comenzar el entrenamiento específico. Has de tener en cuenta que cuanto más y mejor entrenes mejor preparado te encontrarás para afrontar la carrera y menos sufrirás en ella. Pero ese volumen de entrenamiento no va a venir marcado solo por el que estés dispuesto a realizar, sino por el que tu cuerpo sea capaz de aguantar; más concretamente, por el que tu organismo sea capaz de asimilar.

Debemos dar mucha importancia a un tipo de entrenamiento que suele olvidarse y por tanto descuidarse bastante, el entrenamiento invisible.

Está demostrado que para mejorar en un deporte en el que prime la resistencia como es éste, acumular buenos entrenamientos es sin duda imprescindible. La preparación como tal no incluye solo correr, es la suma de muchos aspectos y, sobre todo, tiene mucha importancia una buena recuperación posterior. Buscamos estímulos en el entrenamiento para conseguir rendimiento, pero debemos dar tiempo al cuerpo para asimilar toda esa carga, siendo el entrenamiento invisible un pilar fundamental para que dicha asimilación sea correcta y no entremos en una espiral en que acumulemos productos de desecho que frenen nuestra evolución con un alto índice de degradación muscular.

 

Las medidas para potenciar el entrenamiento invisible son:
-Llevar una buena alimentación e hidratarse de forma adecuada
-Reponerse con carbohidratos y algunas proteínas lo más rápidamente posible después del entrenamiento
-El descanso adecuado para que el cuerpo se adapte a las cargas de entrenos, procurando una vuelta a la calma después de cada sesión.

Lo dicho puede parecer obvio, pero será aquello que más te costará controlar durante los meses de preparación. Nos cuesta entender que el descanso es entrenamiento, aunque sea invisible, y quizá convenga dar una explicación diferente para su mejor comprensión.

Todos hemos experimentado que al dormir mal amanecemos agotados y con sensación general de no encontrarnos bien. Es importante para conocer los beneficios del descanso sentir las consecuencias de la ausencia del mismo. Conozcamos qué ocurre en nuestro organismo en esas horas en que desconectamos del mundo.

Encontrarnos en modo “off” no quiere decir que disminuya la actividad corporal. Bien al contrario, durante las horas de sueño el organismo libera hormonas que nos ayudan a mantener el bienestar a lo largo del día. La posición horizontal facilita que las articulaciones soporten menos peso que durante el día y que los músculos se liberen de la tensión, se relajen y se regeneren; el organismo segrega la hormona del crecimiento, que resulta muy importante para la regeneración muscular. Nuestra presión arterial desciende y el corazón necesita realizar menos esfuerzo para bombear sangre a todo el sistema circulatorio; esto produce un menor gasto de energía, excedente que nuestro organismo utiliza para fortalecer nuestro sistema inmunitario. Por el contrario, si no descansamos correctamente, el sistema inmunitario se ve afectado y nos volvemos más vulnerables a determinadas enfermedades, como las infecciones por virus. Nuestro cuerpo es muy sabio y todos hemos experimentado la irresistible necesidad de dormir cuando hemos caído enfermos, porque es el método natural para su recuperación; ya que durante el sueño liberamos una sustancia llamada interleucina, que promueve la producción de anticuerpos y estimula el sistema inmunitario.

Es en esos momentos de “inactividad” cuando nuestro organismo aprovecha para aplicar los beneficios de los extenuantes entrenamientos, cuando se producen las adaptaciones necesarias para poder afrontar las cargas que le seguiremos exigiendo.

“De 42 km a 24 Horas. Sorteando tus límites”
Copyright © 2017 Carlos Aguado
Todos los derechos reservados.
ISBN-13: 9781521836644